El cáncer primario de hígado (aquel que se origina en el hígado) es una enfermedad que a menudo se presenta en personas de entre 60 y 70 años, sobre todo en aquellas que han padecido afecciones hepáticas crónicas, como la hepatitis C. Es menos frecuente que el cáncer de hígado secundario (metástasis hepáticas), que se produce cuando el cáncer se disemina al hígado desde otra parte del cuerpo.

Su equipo de atención para el cáncer de hígado en Miami Cancer Institute forma parte de una práctica integrada y multidisciplinaria en la que los especialistas colaboran y proporcionan una atención integral, todo bajo un mismo techo. Nuestro equipo especializado en el cáncer de hígado es mundialmente reconocido en su campo y está a la vanguardia de la tecnología de tratamiento.

Nos dedicamos a atender al paciente como ser integral a lo largo de su proceso del cáncer: desde el diagnóstico hasta el tratamiento y la vida posterior al cáncer. Además del tratamiento, cada plan individualizado de atención oncológica incluye también servicios para abordar cada aspecto de sus cuidados como paciente, lo que abarca asesoría de nutrición, rehabilitación física y tratamiento del dolor. No solamente nos enfocamos en encontrar el tratamiento adecuado para su tipo de cáncer, sino también en crear un tratamiento que resulte ideal para usted como paciente.

¿Qué es el cáncer de hígado?

Es una enfermedad en la que se forman células malignas (cancerosas) en el hígado.

El hígado es el órgano que ayuda al cuerpo a descomponer y almacenar los nutrientes que se encuentran en la sangre. También crea proteínas que contribuyen a detener el sangrado de las heridas, elimina los desechos del cuerpo y crea un líquido (bilis) que ayuda al cuerpo a digerir los alimentos. Se encuentra debajo del pulmón derecho.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de hígado?

Existen diversos tipos de cáncer de hígado primario, entre estos:

  • Carcinoma hepatocelular. Esta es la forma más frecuente de cáncer de hígado. Se origina en los hepatocitos, que son las células en el hígado que ayudan a procesar los nutrientes en la sangre. Los carcinomas hepatocelulares normalmente se originan como un tumor pequeño que se agranda o se disemina a otras partes del organismo.
  • Colangiocarcinoma. Este tipo de cáncer se origina en las vías biliares, que son los conductos que transportan la bilis desde el hígado hasta el intestino. Es la segunda forma más frecuente de cáncer de hígado.
  • Angiosarcoma y hemangiosarcoma. Estos cánceres se originan en las células de los vasos sanguíneos del hígado.
  • Carcinoma hepatocelular fibrolamelar. Es una forma rara de carcinoma hepatocelular y menos agresiva que los demás tipos de cánceres de hígado.

¿Cuáles son los factores de riesgo de contraer cáncer de hígado?

El factor de riesgo más común es la infección a largo plazo (crónica) con los virus de la hepatitis B o la hepatitis C. Estos virus pueden provocar la formación de tejido cicatricial en el hígado, lo que se conoce como cirrosis. Puede infectarse con la hepatitis B o la C al entrar en contacto físico con los líquidos corporales o la sangre de una persona infectada, por ejemplo, al mantener relaciones sexuales sin protección o utilizar agujas no esterilizadas.

Otro los factores de riesgo de contraer cáncer de hígado son:

  • Tener cirrosis (cicatrización del hígado).
  • Tener diabetes de tipo 2.
  • Beber alcohol en exceso.
  • Ser obeso.
  • Tener hígado graso no alcohólico, también conocido como esteatosis hepática no alcohólica (NAFLD).
  • Tener una enfermedad hepática hereditaria (genética), como la hemocromatosis.
  • Estar expuesto al arsénico o a la aflatoxina.
  • Tomar demasiadas hormonas masculinas o esteroides anabólicos.

¿Qué puede hacer para prevenir el cáncer de hígado?

No existe una forma garantizada para prevenir el cáncer; Sin embargo, hay formas para disminuir su riesgo de contraer la enfermedad.

Dado que el principal factor de riesgo del cáncer de hígado es la infección por los virus de la hepatitis B o la C, evitar estas infecciones puede reducir el riesgo de contraer la enfermedad. Puede evitar la infección por estos virus si:

  • Tener relaciones sexuales con protección, como usar preservativos y limitar las parejas sexuales.
  • No consumir drogas ilícitas ni compartir agujas.
  • Colocarse la vacuna contra la hepatitis B.

Entre otras formas para disminuir su riesgo de contraer cáncer de hígado se encuentran:

  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Ingerir una dieta saludable que incluya suficientes frutas y verduras, granos integrales, proteínas magras y lácteos bajos en grasa. Hable con el médico o con un nutricionista para saber qué debe incluir una dieta saludable.
  • Mantenerse en un peso saludable. Consulte con el médico para saber cuál es el peso saludable para usted.
  • Consulte con el médico acerca de las pruebas genéticas y recomendaciones en cuanto a exámenes de detección si usted tiene un trastorno hereditario que aumente su riesgo de contraer cáncer de hígado,
  • así como también sobre exámenes de detección del cáncer de hígado si tiene una enfermedad que eleva su riesgo de contraerlo, como la cirrosis.
  • No utilizar productos de tabaco. Hable con el médico si necesita ayuda para dejarlos.
  • Limitar la exposición a sustancias químicas como el arsénico y las aflatoxinas.

¿Existen exámenes de detección para el cáncer de hígado?

Si padece ciertas enfermedades que aumentan el riesgo de contraer cáncer de hígado, como por ejemplo la enfermedad hepática crónica, la infección por hepatitis o la cirrosis, nuestro equipo de atención médica puede trabajar con usted para crear un plan de detección de la enfermedad que por lo general incluye pruebas de imagenología, tales como una ecografía.

Tiene preguntas? Estamos aquí para ayudarlo.

Noticias

Noticias recientes sobre la investigación del cáncer