Los especialistas en cánceres de cabeza y cuello de Miami Cancer Institute combinan pericia médica de primera clase, innovación y atención compasiva, para detectar y tratar su tipo de cáncer específico. Mediante planes de tratamiento precisos y personalizados que incorporan descubrimientos de vanguardia y colaboración con otros investigadores de cáncer de fama mundial, los expertos del Instituto colaboran en equipo para crear el plan de tratamiento más adecuado y eficaz para usted.

¿Qué es el cáncer de garganta?

El cáncer de garganta forma parte de la familia de cánceres de cabeza y cuello y se presenta cuando se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos de la faringe (el conducto que une la nariz con el esófago), la laringe (donde se encuentran las cuerdas vocales) o el tejido y los cartílagos cercanos, lo que incluye las amígdalas y la base de la lengua.

En las primeras etapas de la enfermedad, las células del cáncer de garganta normalmente son delgadas y planas, de aspecto similar a las escamas de pescado. El término médico para este tipo de célula cancerosa es carcinoma escamocelular.

¿Cuáles son los tipos de cáncer de garganta?

El cáncer nasofaríngeo se forma en la nasofaringe, la porción superior de la faringe, justo por detrás de la nariz. Este tipo de cáncer de garganta es el único de la familia de cánceres de cabeza y cuello con células escamosas que los investigadores no han asociado al uso excesivo de productos de tabaco o al consumo moderado de alcohol. Sin embargo, posee su propio conjunto de factores de riesgo entre los que se encuentran el origen étnico y la exposición al virus de Epstein-Barr.

El cáncer orofaríngeo se desarrolla en la porción media de la faringe, detrás de la boca, pero este tipo de cáncer también afecta el paladar blando, los costados y la parte posterior de la garganta, así como también la base de la lengua. Fumar y la exposición al virus del papiloma humano (VPH) incrementan el riesgo del paciente de contraer la enfermedad.

Las células del cáncer hipofaríngeo se forman en el tejido de la hipofaringe o el conducto por el cual tragamos. Una alimentación sin los nutrientes adecuados está asociada a un riesgo más alto de contraer cáncer de hipofaringe, así como también tener el síndrome de Plummer-Vinson.

Tal como ocurre con otros tipos de cáncer, los de la garganta (que a menudo pasan desapercibidos al principio debido a que sus signos son difíciles de identificar) también se dividen en tipos específicos. Además, las células cancerosas pueden diseminarse a los tejidos cercanos, cartílagos, huesos u otras partes del organismo.

La prognosis y las opciones de tratamiento varían en función de la composición genética de cada persona, la zona donde se encuentren las células cancerosas y el estadio de la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo de contraer cáncer de garganta?

Un factor de riesgo es todo aquello que aumente su probabilidad de contraer una enfermedad. Sin embargo, poseer un factor de riesgo no necesariamente implica que contraerá cáncer, por lo que es importante que conozca sus factores de riesgo y analice con su médico cualquier inquietud que tenga.

Aunque los efectos del cáncer de garganta pueden ser considerables, la enfermedad a menudo responde muy bien al tratamiento cuando se la detecta y diagnostica a tiempo.

El consumo de tabaco y alcohol son dos de los factores de riesgo más importantes del cáncer de garganta, pero los investigadores han identificado otros factores de riesgo que pueden incrementar la probabilidad de que una persona contraiga la enfermedad:

  • Ser varón; los hombres tienen una probabilidad cinco veces más alta que las mujeres de contraer cáncer de garganta.
  • El origen étnico; en comparación con los demás grupos étnicos, los afroamericanos tienen un riesgo más alto de contraer cáncer de garganta, y las personas de ascendencia china o de otros países del oriente asiático tienen un riesgo más elevado de desarrollar cáncer nasofaríngeo específicamente.
  • Ser mayor de 65 años.
  • Exposición a asbesto y a sustancias químicas tales como níquel, ácido sulfúrico y vapores de pinturas. 
  • Exposición al virus del papiloma humano (VPH).
  • Exposición al virus de Epstein-Barr.

Prevención

Prevenir el cáncer de garganta o al menos disminuir su riesgo de contraerlo, a menudo implica cambiar hábitos en el estilo de vida y ciertas exposiciones ambientales.

Entre estos se encuentran eliminar el uso de productos de tabaco, consumir alcohol con moderación, evitar ciertas exposiciones ambientales y a sustancias químicas (como el asbesto, el níquel, el ácido sulfúrico y vapores de pintura) y vacunarse contra el VPH.

Los expertos en cáncer de garganta de Miami Cancer Institute le hablarán sobre las pruebas más adecuadas para usted según sus circunstancias personales, así como las medidas que puede implementar para disminuir su riesgo de contraer la enfermedad.

Tiene preguntas? Estamos aquí para ayudarlo.

Noticias

Noticias recientes sobre la investigación del cáncer