Si estás buscando expertos que pueden diagnosticar o tratar el linfoma cutáneo, puedes recurrir a Baptist Health Miami Cancer Institute. Somos uno de los pocos centros médicos de Florida que puede ayudarte a controlar este padecimiento infrecuente.

¿Qué es el linfoma cutáneo?

El linfoma cutáneo es un tipo de cáncer poco común. Para entender qué lo hace tan infrecuente, es útil saber dónde y cómo se desarrolla:

  • Como lo dice su nombre, el linfoma cutáneo es un tipo de linfoma (el cáncer que prolifera en los glóbulos blancos llamandos linfocitos).
  • Existen muchos tipos de linfomas y se dividen en dos grupos principales: linfoma de Hodgkin y linfomas no hodgkinianos. El linfoma cutáneo es un tipo de linfoma no hodgkiniano.
  • Los linfomas no hodgkinianos se desarrollan en una de las dos principales clases de linfocitos, llamadas células T y células B.
  • La mayoría de las células T y células B residen en el sistema linfático. Este sistema comprende los ganglios linfáticos y los vasos linfáticos (conductos que transportan un líquido que combate las infecciones llamado linfa). La mayoría de los linfomas no hodgkinianos comienzan en el sistema linfático. Los síntomas normalmente incluyen ganglios linfáticos hinchados, fiebre, adelgazamiento sin explicación aparente y sudoración nocturna.
  • Una pequeña cantidad de estos linfocitos residen en la piel. Si se convierten en cancerosos, tendrás un linfoma cutáneo, que afecta principalmente la piel. Entre los síntomas se encuentran bultos similares a las espinillas, manchas en la piel con descamación y erupciones generalizadas.

Como los problemas de la piel asociados con el linfoma cutáneo se asemejan a otras afecciones, como el eczema y la psoriasis, su diagnóstico se suele confundir. Muchas personas tardan años en encontrar a los especialistas correctos y recibir los tratamientos adecuados.

Two physicians speaking to one another at the desk

Tipos de linfomas cutáneos

Existen varias clases de linfomas cutáneos, y los médicos de Miami Cancer Institute saben cómo tratarlos.

Linfoma cutáneo de células T (CTCL)

Si el linfoma cutáneo comienza en las células T, se denomina linfoma cutáneo de células T o CTCL. La mayoría de estos linfomas son de crecimiento lento y no ponen en peligro la vida. Sin embargo, sin un tratamiento adecuado, los síntomas continúan empeorando.

Los tipos de linfomas cutáneos de células T más frecuentes son:

  • Micosis fungoide (MF): Aproximadamente la mitad de las personas con linfomas cutáneos tienen micosis fungoide. Es posible que presenten lesiones (manchas en la piel rojizas con descamación), placas (protuberancias gruesas) o tumores (bultos grandes en la piel).
  • Síndrome de Sézary: Este tipo afecta la piel, la sangre y el sistema linfático. Causa erupciones y enrojecimiento que pueden finalmente cubrir la mayor parte del cuerpo. Generalmente se desarrolla más rápido que la micosis fungoide y, como se propaga más allá de la piel, es más difícil de tratar.

También tratamos otros subtipos menos comunes de linfomas cutáneos de células T, entre ellos:

  • linfoma anaplásico cutáneo primario de células grandes;
  • papulosis linfomatoide;
  • linfoma subcutáneo de células T similar a la paniculitis;
  • linfoma periférico cutáneo primario de células T;
  • linfoma cutáneo primario de células T gamma/delta.

Linfoma cutáneo de células B (CBCL)

Los linfomas cutáneos de células B o CBCL comienzan en las células B. Son los más infrecuentes de todos y conforman como máximo el 25 por ciento de todos los casos de linfoma cutáneo.

Los tres tipos principales de linfomas cutáneos de células B son:

  • linfoma cutáneo primario de células B de la zona marginal;
  • linfoma cutáneo primario centrofolicular;
  • linfoma cutáneo primario difuso de células B grandes, tipo piernas.

No existe un tratamiento único para el linfoma cutáneo. Cada tipo requiere enfoques diferentes. Por ello, es tan importante encontrar a expertos que sepan cómo diferenciarlos.

doctor speaking to patient

Señales de que debes atenderte con un especialista en linfomas cutáneos

Programa una cita con un dermatólogo o un oncólogo médico del Instituto si presentas lo siguiente:

  • Tienes problemas en la piel que no desaparecen. Las señales visibles del linfoma cutáneo varían de una persona a otra. Sin embargo, suelen incluir bultos pequeños similares a las espinillas, manchas con descamación y enrojecimiento, protuberancias gruesas, y erupciones rojas que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. También puedes tener una picazón intensa.
  • Se te diagnosticó una afección en la piel, pero los tratamientos no han ayudado. En su fase inicial, el linfoma cutáneo se puede diagnosticar erróneamente como una afección de la piel no cancerosa, como el eczema o la tiña. Pero los tratamientos para estos trastornos no funcionarán para el linfoma cutáneo. De hecho, los síntomas continuarán empeorando. 
  • Presentas otros síntomas que no se pueden explicar. Dado que algunos tipos de linfomas cutáneos se propagan de la piel al sistema linfático, debes buscar atención médica si tienes problemas en la piel y señales más tradicionales de linfoma. Algunas de estas señales incluyen inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre y adelgazamiento sin explicación aparente.

A diferencia de la mayoría de los otros tipos de cánceres, el linfoma cutáneo actúa como un padecimiento crónico. No se puede curar, pero, con el tratamiento adecuado, podemos controlarlo.

Tratamiento para el linfoma cutáneo en Miami Cancer Institute

Nuestro equipo tiene la experiencia necesaria para diagnosticar tu afección y brindarte los tratamientos más eficaces. Juntos, podemos mejorar tus síntomas, además de tu autoconfianza y calidad de vida.

Ofrecemos una gama completa de opciones de tratamiento, entre ellos:

  • Medicamentos tópicos. Las cremas o geles que se aplican en la piel incluyen esteroides para reducir la inflamación y retinoides para desacelerar el crecimiento de las células de la piel. También ofrecemos quimioterapia tópica (crema quimioterápica), que destruye las células cancerosas en la capa superior de la piel.
  • Medicamentos sistémicos. Determinados medicamentos orales (que se ingieren por la boca), inyectables e intravenosos atacan las células cancerosas dentro del organismo o ayudan a restablecer el sistema inmunitario. Entre estos se encuentran los productos biológicos, que desaceleran o detienen la inflamación, y los medicamentos inmunoterápicos, que ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer. También ofrecemos agentes quimioterápicos tradicionales que destruyen las células cancerosas.
  • Fototerapia. Con este tratamiento, usamos la luz ultravioleta (UV) para destruir las células cancerosas de la piel. Este tratamiento funciona particularmente bien porque las células que causan el linfoma cutáneo son sensibles a la luz ultravioleta.
  • Radioterapia, incluida la radioterapia con electrones para toda la piel (TSEB). Hay diferentes tipos de radiación que destruyen las células cancerosas. Muchas personas con linfoma cutáneo se benefician de un tipo de tratamiento con radioterapia llamado radioterapia con electrones para toda la piel. Con este procedimiento, se usa una máquina para enviar haces de radiación a zonas específicas de la piel.
  • Fotoaféresis. Mediante este procedimiento, se extrae sangre y  se trata con un medicamento especial que está activado por luz ultravioleta. La sangre que contiene el medicamento se expone a la luz ultravioleta, y luego se devuelve al organismo.
  • Trasplante de células madre para casos graves de linfoma cutáneo de células T. Este procedimiento actúa sobre las células madre (las células que permiten al organismo producir nuevas células sanguíneas). Reemplazamos las células madre cancerosas (o células madre dañadas por los tratamientos oncológicos) por células saludables. Estas nuevas células madre fortalecen el sistema inmunitario. 
  • Estudios clínicos. Actualmente, estamos seleccionando pacientes para estudios clínicos de nuevos tratamientos para casos graves y refractarios (difíciles de tratar) de linfoma cutáneo de células T.

La cantidad de tratamientos y la frecuencia con la que se necesitan dependen de diversos factores, por ejemplo, del tipo de linfoma cutáneo y de si se propagó o no más allá de la piel. También evaluamos el tipo y la gravedad de los síntomas.

En el caso de muchos pacientes, comenzamos con tratamientos frecuentes o agresivos, y luego los disminuimos progresivamente a medida que los síntomas empiezan a mejorar. Con el tiempo, es posible que el paciente pase a tratamientos de mantenimiento de rutina que ayudan a evitar que los síntomas se exacerben.

Patient and Physician speaking together

En Miami Cancer Institute marcamos la diferencia

Atendemos pacientes de todo Florida y otros estados, que buscan tratamiento para el linfoma cutáneo. También tratamos a pacientes cuyos médicos les han recomendado recibir atención aquí

Nos destacamos por brindar lo siguiente:

  • Atención en equipo. La mayoría de las personas con linfoma cutáneo necesitan varios tratamientos diferentes para controlar su afección, y estos tratamientos deben ser realizados o indicados por distintos especialistas. Aquí encontrarás a todos los especialistas y servicios que necesitas en un solo lugar. Nuestro equipo comprende oncólogos médicos, dermatólogos y oncólogos radioterápicos, entre otros. Trabajamos juntos para asegurarnos de que recibas los tratamientos más seguros y eficaces disponibles.
  • Experiencia en diagnósticos. Nuestro equipo comprende dermatólogos con conocimientos especializados para identificar erupciones y cirujanos que realizan biopsias (extracción de tejidos o líquidos que se examinan bajo el microscopio). Por ejemplo, podemos realizar una biopsia en la piel, de la médula ósea o de los ganglios linfáticos, o una combinación de las tres. También contamos con patólogos con experiencia para evaluar estas biopsias e identificar el tipo de linfoma cutáneo de cada paciente. 
  • Ayuda farmacéutica. Tenemos los conocimientos especializados necesarios para recomendar, dispensar y ayudarte a manejar los diversos medicamentos para el linfoma cutáneo (la mayoría de los cuales no se encuentran en farmacias minoristas comunes). Por ejemplo, nuestros oncólogos médicos son expertos en elegir la terapia adecuada para el paciente indicado. Nuestros farmacéuticos poseen conocimientos sólidos sobre estos medicamentos y te pueden explicar los efectos secundarios o complicaciones. También pueden trabajar con tu proveedor de seguro médico para asegurarse de que estés cubierto antes de empezar a tomarlos.

Two staff members walking down the hallway communicating

Conoce a nuestros expertos

Cada integrante de nuestro equipo posee experiencia en el diagnóstico y tratamiento del linfoma cutáneo.

Oncóloga Médica

Dermatóloga

Oncólogos Radioterápicos

Oncocirujano

Especialista en Enfermedades Infecciosas

Patólogo

Tiene preguntas?

Estamos aquí para ayudarle a resolver cualquier duda que usted o su familia puedan tener.

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español