¿Cómo se trata el linfoma?

Entre las opciones de tratamiento para el linfoma se encuentran:

  • Radioterapia. Este tratamiento emplea altas dosis de radiación ionizante para destruir las células cancerosas.
  • Quimioterapia. Para esta forma de tratamiento se emplean uno o varios medicamentos para destruir las células cancerosas.
  • Inmunoterapia. Son medicamentos que estimulan una respuesta inmunitaria para destruir las células cancerosas.
  • Tratamiento con medicamentos dirigidos. Estos medicamentos atacan las células cancerosas directamente y producen menos efectos secundarios que la quimioterapia.
  • Trasplante de células madre y médula. Mediante este procedimiento se inyectan células hematopoyéticas saludables en el torrente sanguíneo. Se puede usar para tratar algunos tipos de linfomas que reaparecen tras el tratamiento inicial.
  • Terapia de células T con receptor de antígeno quimérico. Este tratamiento está disponible para algunos pacientes con linfoma difuso de células B grandes. Mediante este procedimiento, se usan las propias células del paciente para tratar el cáncer. Primero, se extraen células de la sangre y, en el laboratorio, se les añaden proteínas para combatir el cáncer. Luego, se vuelven a incorporar al torrente sanguíneo para que destruyan las células cancerosas.
  • Supervisión expectante. Si tiene un linfoma de crecimiento lento que no le genera síntomas, su médico podría recomendarle supervisar la enfermedad y posponer el tratamiento hasta que sea necesario.

Una vez que el tratamiento haya concluido, recibirá atención de seguimiento para tratar cualquier efecto secundario de la terapia contra el cáncer y vigilar cualquier recidiva.

Inmunoterapia

La inmunoterapia es un tratamiento avanzado para el cáncer que ayuda al sistema inmunitario a combatir la enfermedad. Puede ser un método eficaz para tratar trastornos hemáticos y es una de las innovaciones más prometedoras que existen hoy en día para el tratamiento, la cura y la prevención de determinados cánceres de la sangre, como mieloma múltiple, leucemia linfoblástica aguda, linfoma no hodgkiniano y enfermedad de Hodgkin.

Trasplantes de células madre y médula

La médula ósea es el tejido que se encuentra en el interior de los huesos y que produce glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Si presenta un trastorno hemático, se puede recurrir a un trasplante de médula ósea, también llamado trasplante de células madre. Mediante este procedimiento, se reemplazan los glóbulos sanguíneos dañados por células madre hematopoyéticas saludables.

El Programa de Trasplantes de Células Madre y Médula de Miami Cancer Institute de Baptist Health South Florida ofrece opciones de tratamiento avanzadas a pacientes con cánceres de la sangre, como leucemia, mieloma múltiple, linfoma no hodgkiniano y enfermedad de Hodgkin o linfoma de Hodgkin.

Junta multidisciplinaria para revisión de tumores

Un equipo multidisciplinario de expertos en cáncer, compuesto por cirujanos, oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos, cirujanos plásticos reconstructivos, patólogos, radiólogos, asesores genéticos, genetistas médicos, trabajadores sociales, coordinadores para pacientes y personal de estudios clínicos, se reúne semanalmente para analizar determinados casos complejos e identificar el mejor tratamiento.

Estudios clínicos

Estudios clínicos

Miami Cancer Institute puede brindarle acceso a estudios clínicos que no se ofrecen en otros lugares. Los estudios clínicos permiten buscar nuevas maneras para tratar y diagnosticar el cáncer y se realizan habitualmente. Si existe un estudio adecuado a su caso, le explicaremos acerca de los beneficios y riesgos pertinentes.