Nuestro equipo tiene el compromiso de ayudarlo a llevar una vida plena incluso mucho después del tratamiento del sarcoma. Estamos aquí para brindar apoyo físico, emocional y espiritual al paciente como ser integral, a lo largo de todo el proceso del cáncer.

Si ha recibido tratamiento por un sarcoma de tejidos blandos, es importante que regrese periódicamente a las consultas de seguimiento con nuestro equipo. Este tipo de sarcoma tiende a reaparecer en los tres primeros años de tratamiento, y la intención es detectar el cáncer y tratarlo lo antes posible. No es habitual que el sarcoma de tejidos blandos reaparezca después de cinco años, pero colaboraremos con usted para determinar durante cuánto tiempo debe someterse a las revisiones posteriores al tratamiento.

El Programa para Sobrevivientes de Miami Cancer Institute lo ayudará a sanar y a recuperarse luego del tratamiento, así como también a mejorar su calidad de vida como sobreviviente de un cáncer. El programa ofrece grupos de apoyo para usted y sus seres queridos, programas informativos y recursos para la atención de seguimiento.

El tratamiento del sarcoma puede plantear retos únicos en cuanto a la movilidad después del tratamiento. Nuestro equipo de especialistas en asesoramiento sobre el ejercicio, rehabilitación física y tratamiento del dolor lo guiará para asegurarse de que usted lleve una vida plena y activa después del tratamiento.

Obtenga más información sobre nuestro Programa para Sobrevivientes y otros servicios que ofrecemos:

"La cirugía destinada a rescatar extremidades y los nuevos avances en el campo están permitiendo a nuestros pacientes mantener sus extremidades funcionales y una buena calidad de vida luego de la extirpación del tumor; definitivamente, el futuro se ve muy auspicioso para ellos".

Programa para sobrevivientes

Mediante un énfasis en la curación, la recuperación, el bienestar y la prevención de enfermedades, el equipo del Programa para Sobrevivientes de Miami Cancer Institute estará listo para acompañarlo en la siguiente etapa de su vida.

Repiques de campana

En el lobby de Miami Cancer Institute cuelga una campana de plata reluciente. El toque de esta campana señala el final de un tratamiento activo. Esta tradición la inició Irve Le Moyne, contralmirante de la Marina de Estados Unidos, quien se sometió a radioterapia por un cáncer de cabeza y cuello. Pensaba seguir la tradición de la Marina de hacer sonar una campana para indicar “que se había concluido la labor”. Ahora casi todos los centros tienen una campana similar que los pacientes pueden tocar para marcar el final del tratamiento.