Aunque no sean cancerosos, muchos trastornos hemáticos pediátricos pueden poner en riesgo la salud o la vida de su hijo, y el equipo de hematología oncológica de Miami Cancer Institute tiene gran experiencia en su diagnóstico y tratamiento. Entendemos que el trastorno hemático de un niño o un adolescente puede cambiar drásticamente su vida y la de su familia, y estamos aquí para servirle. Nos aseguraremos de brindarles información para que todos comprendan la enfermedad de su hijo y cómo ayudarlo a mantenerse lo más sano y activo posible. Asimismo, les ofreceremos apoyo y recursos para contribuir a que usted y su familia puedan adaptarse y afrontar la situación. Como único integrante en Florida de la alianza contra el cáncer de Memorial Sloan Kettering Alliance, estamos comprometidos a mejorar el tratamiento y el manejo de los trastornos sanguíneos pediátricos y podemos ofrecer métodos de tratamiento que no están ampliamente disponibles en otros lugares de la región.

¿Qué son los trastornos hemáticos pediátricos?

Estos trastornos abarcan una amplia gama de enfermedades y afecciones que se diagnostican mayormente en la infancia y que pueden afectar cualquier componente de la sangre, incluidos los glóbulos rojos o blancos, las plaquetas, los ganglios linfáticos o los vasos sanguíneos. Algunos son potencialmente mortales; en tanto que otros pueden presentar pocos síntomas y causar pocos problemas.

¿Cuáles son los tipos de trastornos hemáticos pediátricos?

Algunos de los trastornos hemáticos pediátricos que se tratan habitualmente en Miami Cancer Institute son:

  • Anemia de células falciformes: un grupo de trastornos que afectan la proteína llamada hemoglobina. Esta enfermedad puede hacer que los glóbulos rojos adquieran forma de hoz o de medialuna. Dado que estas células tienen dificultades para fluir por los vasos sanguíneos, algunas partes del cuerpo no reciben suficiente sangre. La anemia de células falciformes es más común en los afroamericanos, pero puede afectar a otros grupos étnicos.
  • Diversos tipos de anemia: trastornos que surgen cuando la sangre no tiene suficientes glóbulos rojos sanos o hemoglobina.
  • Trastornos de la coagulación: como la hemofilia y la enfermedad de Von Willebrand, capaces de causar hemorragias excesivas o prolongadas que pueden poner en peligro la vida.

En Miami Cancer Institute también se tratan trastornos hemáticos más infrecuentes, y gracias a nuestra participación en la alianza Memorial Sloan Kettering Cancer Alliance podemos valernos de estos recursos y ofrecer una atención y un tratamiento completos y multidisciplinarios.

¿Cuáles son los factores de riesgo de contraer trastornos hemáticos pediátricos?

Los factores de riesgo varían según la enfermedad.

La anemia de células falciformes es más común en ciertos grupos étnicos, entre ellos:

  • Los afroamericanos (uno de cada 12 es portador del gen de las células falciformes).
  • Hispanoamericanos de Centro y Suramérica.
  • Personas de ascendencia del Oriente Medio, Asia, la India y el Mediterráneo.

Entre los factores de riesgo de padecer anemia se encuentran:

  • Una dieta baja en hierro u otros nutrientes.
  • Hemorragias o inflamaciones crónicas.
  • Usar ciertos medicamentos o tratamientos, como la quimioterapia para el cáncer.

Los trastornos hemorrágicos por lo general son hereditarios.

¿Qué puede hacer para prevenir los trastornos hemáticos pediátricos?

Algunas formas de anemia pueden prevenirse con una dieta sana y balanceada o con suplementos recomendados por el médico, pero la mayoría de los trastornos hemáticos no se pueden prevenir. Puede tomar medidas para ayudar a prevenir complicaciones, y nuestro equipo trabajará en estrecha colaboración con usted para asegurarse de que sepa cómo cuidar a su hijo de la mejor manera posible.

¿Qué tipos de exámenes de detección existen para los trastornos hemáticos pediátricos?

Algunos trastornos hemáticos pueden detectarse mediante exámenes.

El examen de detección de la anemia de células falciformes consiste en un análisis de sangre que comprueba la presencia de la hemoglobina S, una forma defectuosa de hemoglobina. En Estados Unidos, este análisis de sangre forma parte de los exámenes de detección que se hacen a los recién nacidos.

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría, AAP) recomienda realizar un análisis de sangre para detectar la anemia entre los 9 y los 12 meses de edad, y un análisis adicional entre los 1 y los 5 años para los niños que tengan un riesgo más elevado.

Tiene preguntas?

Estamos aquí para ayudarle a resolver cualquier duda que usted o su familia puedan tener.

Language Preference / Preferencia de idioma

I want to see the site in English

Continue In English

Quiero ver el sitio en Español

Continuar en español