La leucemia es la forma más común de cáncer en los niños. Representa aproximadamente uno de cada tres cánceres infantiles. En los últimos años, las mejoras en el tratamiento y el manejo de la enfermedad han aumentado considerablemente las tasas de supervivencia, la esperanza de vida y la calidad de vida de los niños con leucemia. Miami Cancer Institute está comprometido con la lucha contra la leucemia para mejorar el desenlace para su hijo y todos los niños. Estamos aquí para usted y su familia y le ayudaremos a entender qué esperar en cada paso y cómo cuidar mejor a su hijo. También ofrecemos servicios de apoyo a su hijo y a su familia para ayudarles a afrontar los cambios y los retos que se presenten a lo largo del tratamiento y después. Asimismo, colaboramos con el hospital infantil Nicklaus Children's Hospital para ofrecer todos los servicios y el apoyo que su hijo necesite.

¿Qué son las leucemias pediátricas?

En la leucemia, la médula ósea (el centro blando y esponjoso de ciertos huesos) comienza a fabricar nuevas células sanguíneas (generalmente glóbulos blancos) que no maduran correctamente, sino que continúan reproduciéndose. Los glóbulos blancos normales ayudan a combatir las infecciones, pero estas células anormales no pueden hacerlo. Estos glóbulos inmaduros, llamados blastos, empiezan a desplazar a otras células sanas de la médula ósea.

¿Cuáles son los tipos de leucemias pediátricas?

El tipo de leucemia lo determina el tipo de célula sanguínea afectada y la fase de desarrollo en la que las células normales se convierten en células leucémicas. Los tres tipos más frecuentes de leucemias pediátricas son:

Leucemia linfocítica aguda: También llamada linfoblástica o linfoide, representa la mayoría de las leucemias infantiles. En el caso de la leucemia linfocítica aguda, la médula ósea produce demasiados linfocitos, lo que provoca el desplazamiento de otras células sanguíneas, y las células inmaduras no funcionan correctamente para combatir infecciones. Este tipo de leucemia puede desarrollarse en un período corto de días a semanas.

Leucemia mielógena aguda: También denominada granulocítica, mielocítica, mieloblástica o mieloide. Es la causa de la mayoría de las demás leucemias infantiles. En la leucemia mielógena aguda generalmente se producen demasiados granulocitos (un tipo de glóbulos blancos) en la médula. Estos glóbulos normalmente combaten las infecciones. La leucemia mielógena aguda puede desarrollarse en un período corto de días a semanas.

Leucemia mielógena crónica: Esta forma es menos común en los niños y ocurre cuando se producen demasiados granulocitos en la médula. Esta leucemia es de crecimiento lento y puede producirse a lo largo de un período de meses o años.

¿Cuáles son los factores de riesgo de contraer leucemias pediátricas?

No se cree que los factores de riesgo ambientales desempeñen un papel importante en la leucemia infantil. Algunos factores de riesgo son tener un hermano o hermana con leucemia, ciertos trastornos genéticos y haber recibido tratamiento con radiación o quimioterapia por otra enfermedad.

¿Qué puede hacer para prevenir las leucemias pediátricas?

Dado que los factores de riesgo conocidos no se pueden evitar, no hay medidas preventivas recomendadas.

¿Tiene preguntas?

Estamos aquí para ayudarle a resolver cualquier duda que usted o su familia puedan tener.