Los medicamentos antineoplásicos suelen ser parte del tratamiento del cáncer. Si su plan de tratamiento en Miami Cancer Institute en Baptist Health South Florida comprende medicamentos antineoplásicos, un equipo de especialistas está a su disposición para ayudarle a entender qué esperar y para proporcionarle un apoyo compasivo a lo largo de todo el proceso. Nuestros oncólogos tienen acceso a los medicamentos antineoplásicos tradicionales, así como a nuevos tratamientos innovadores a través de nuestro programa de estudios clínicos. Muchos especialistas colaboran para garantizar que usted reciba la combinación adecuada de medicamentos para tratar eficazmente su tipo específico de cáncer. Antes de recetarle un medicamento o una combinación de estos, su equipo de atención oncológica considerará cuidadosamente el tipo y estadio de cáncer, su salud en general y sus deseos con respecto a su atención médica.

Quimioterapia

La quimioterapia emplea medicamentos potentes para destruir o controlar la proliferación de células cancerosas. Es uno de los tratamientos más comunes para el cáncer y se puede usar solo o en combinación con otros medicamentos antineoplásicos o tratamientos.

El equipo de atención oncológica del Instituto podrá recomendar quimioterapia para:

  • Reducir el tamaño de tumores antes de una cirugía curativa o radioterapia.
  • Destruir las células cancerosas que queden después de la cirugía o radiación.
  • Tratar el cáncer que se ha diseminado a otras zonas del organismo.
  • Reducir el tamaño de un tumor que está causando dolor u otros problemas.

Es posible que reciba quimioterapia durante varias semanas por vía intravenosa en nuestro centro para pacientes ambulatorios. Con el tratamiento intravenoso, también denominado terapia de infusión, se administran medicamentos, como la quimioterapia, directamente en una vena a través de un catéter (tubo delgado). Hacemos todo lo posible para que los pacientes se sientan cómodos en las sesiones de terapia de infusión. La cantidad de sesiones necesarias depende del tipo de cáncer que tenga y el tipo de quimioterapia administrada.

Existen otros métodos para recibir la quimioterapia, entre ellos:

  • Por vía oral en forma de comprimidos o líquido.
  • Mediante inyección en un músculo o por debajo de la piel.
  • Como tratamiento tópico en forma de una crema aplicada a la piel.
  • Mediante inyección en la arteria hepática, que envía sangre directamente al hígado.
  • Mediante inyección en el abdomen.
  • Mediante inyección en el espacio lleno de líquido que se encuentra entre las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal.

Los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia son:

  • Disfunción cognitiva producto de la quimioterapia (problemas de memoria, dificultad para concentrarse y otros síntomas mentales).
  • Depresión.
  • Cansancio.
  • Riesgo aumentado de contraer infecciones.
  • Aumento de la sensibilidad al sol.
  • Coágulos de sangre.
  • Náuseas.
  • Entumecimiento o debilidad en las manos y los pies.
  • Dolor.
  • Caída temporal del cabello.

Tratamiento dirigido.

Al igual que la quimioterapia, el tratamiento dirigido ataca las células cancerosas. La diferencia es que puede enfocarse en las células afectadas, proteger las células sanas y reducir los efectos secundarios.

El tratamiento dirigido es un ejemplo de la medicina de precisión que los especialistas del Instituto adaptan específicamente a su caso y a su tipo de cáncer. Este método emplea sus genes o el perfil del ADN tumoral para bloquear los genes o proteínas implicadas en el crecimiento del tumor. Se puede administrar en comprimidos o por vía intravenosa.

Normalmente, el tratamiento dirigido se usa con otros tratamientos porque las células cancerosas se pueden hacer resistentes a este. Es posible que su equipo de atención recomiende el tratamiento dirigido en combinación con cirugía, quimioterapia o radioterapia.

Es necesario que sea un buen candidato para que este tratamiento sea eficaz. En algunos casos, deberá someterse a pruebas para determinar si el tumor responderá al tratamiento. Algunos medicamentos de tratamiento dirigido también tienen normas establecidas por la Administración de Alimentos y Medicamentos que limitan la forma en que se pueden usar. Por ejemplo, solo podría ser candidato si no funcionaron otros tratamientos.

Los efectos secundarios más frecuentes de los tratamientos dirigidos son:

  • Diarrea.
  • Niveles elevados de enzimas segregadas por el hígado.
  • Hepatitis inducida por los medicamentos.
  • Coágulos de sangre.
  • Problemas de sangrado.

Inmunoterapia.

Su sistema inmunitario normalmente destruye las sustancias extrañas y perjudiciales, pero no siempre reconoce que las células cancerosas son ajenas ya que son células mutadas que provienen del propio organismo. Los agentes inmunoterápicos ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer.

Algunos tipos de inmunoterapias son tratamientos dirigidos que permiten que el sistema inmunitario encuentre y ataque las células cancerosas directamente. Otros tipos de inmunoterapias fortalecen el sistema inmunitario para que esté mejor preparado para combatir la enfermedad. Al igual que la quimioterapia, estos agentes se pueden administrar mediante comprimidos, terapia intravenosa, inyección o crema tópica.

Entre los tipos de inmunoterapia se encuentran:

  • Inhibidores del punto de control. Estos medicamentos inhiben la producción de las proteínas que evitan que el sistema inmunitario combata las células cancerosas. Los médicos del Instituto emplean los inhibidores del punto de control para tratar algunos casos de melanoma, linfoma de Hodgkin y cánceres de vejiga, riñón y pulmón.
  • Citocinas. Las citocinas son proteínas que contribuyen a regular y dirigir el sistema inmunitario. Se pueden reproducir en el laboratorio y se inyectan en el organismo para ayudar al sistema inmunitario a atacar las células cancerosas. Este tratamiento se puede recomendar para casos de leucemia, linfoma, melanoma, cáncer de vejiga o cáncer de riñón.
  • Vacunas antineoplásicas. Refuerzan el sistema inmunitario y lo protegen contra determinados cánceres, tales como el cáncer de cuello uterino, de próstata y de vejiga.

Entre los efectos secundarios asociados a la inmunoterapia se encuentran:

  • Síntomas similares a los de la gripe.
  • Riesgo aumentado de contraer infecciones.
  • Aumento de peso.
  • Palpitaciones en el corazón.
  • Diarrea.

Inhibidores de la angiogénesis.

Los tumores sólidos necesitan sangre para crecer. Los inhibidores de la angiogénesis restringen la angiogénesis (crecimiento de nuevos vasos sanguíneos) para bloquear el suministro de sangre del tumor e interrumpir su proliferación.

Muchos tipos de inhibidores de la angiogénesis son tratamientos dirigidos. Se pueden administrar en comprimidos o por vía intravenosa.

Entre los efectos secundarios asociados a los inhibidores de la angiogénesis se encuentran:

  • Problemas de sangrado.
  • Coágulos de sangre.
  • Hipertensión.
  • Proteinuria (exceso de proteínas en la orina).
  • Síndrome de leucoencefalopatía posterior (trastorno cerebral reversible).

Hormonoterapia.

Los oncólogos del Instituto emplean la hormonoterapia para tratar el cáncer de seno, ovario, próstata o tiroides. También se puede emplear para controlar los síntomas si tiene cáncer de próstata, pero no puede someterse a una cirugía o radioterapia.

La hormonoterapia se considera un tratamiento dirigido cuando se administra para tratar el cáncer. Algunos tumores cancerosos necesitan hormonas para crecer. La hormonoterapia ataca directamente estos tumores al evitar que reciban las hormonas que necesitan para proliferar.

Los efectos secundarios generales de la hormonoterapia son:

  • Sofocos.
  • Disminución del deseo sexual.
  • Náuseas.
  • Cansancio.

Efectos secundarios de los medicamentos antineoplásicos

Al igual que cualquier medicamento, los antineoplásicos tienen efectos secundarios. Los efectos secundarios dependen del tipo de medicamento antineoplásico o combinación de medicamentos y varían de un paciente a otro, pero la mayoría de ellos son temporales y desaparecerán una vez que el tratamiento haya terminado.

En Miami Cancer Institute, ofrecemos tratamientos especiales de apoyo a través del Centro de Apoyo al Paciente de Cáncer para ayudarle a controlar cualquier efecto secundario de los medicamentos antineoplásicos.  Su equipo de atención está siempre disponible para responder preguntas acerca de su tratamiento y ayudarle a manejar todo efecto secundario que presente.

Acreditado por la FACT

Acreditado por la FACT

Miami Cancer Institute, parte de Baptist Health South Florida, se complace en comunicar que el Programa de Trasplante de Células Madre de Sangre y Médula Ósea está totalmente acreditado por la FACT para trasplantes de células madre y terapias celulares. Esta acreditación nos otorga reconocimiento nacional como programa certificado para realizar trasplantes de células madre y tratamientos celulares como las terapias de células T con receptor de antígeno quimérico en nuestro Instituto. Además, gracias a este reconocimiento nuestro equipo puede obtener la cobertura completa de las compañías de seguro para estos procedimientos. Para obtener más información sobre la acreditación FACT, visite el siguiente enlace.

Tiene preguntas? Estamos aquí para ayudarlo.