La braquirradioterapia es un tipo de radioterapia interna mediante la cual los expertos de Miami Cancer Institute pueden concentrar las fuentes de radiación precisa y directamente en el tumor, y al mismo tiempo minimizar la exposición a la radiación en el resto del organismo.

En la actualidad, los pacientes tratados en el Instituto tienen a su disposición dos formas de braquirradioterapia.

Una de ellas, llamada Tasa de Dosis Baja Permanente (o LDR, por sus siglas en inglés), implica la colocación de partículas directamente dentro del tumor. Cada partícula es aproximadamente del tamaño de un grano de arroz y administra radiación directamente en las células cancerosas durante un determinado intervalo de tiempo, esencialmente desde el interior del cuerpo. Al colocar las partículas directamente en el tumor se limita la cantidad de radiación que se administra al tejido normal que lo rodea.

Las partículas se pueden dejar en el organismo después del tratamiento puesto que con el tiempo pierden su potencia radiactiva. Al final, pierden por completo sus propiedades radiactivas, por lo que no suponen ningún riesgo y no es necesario someterse a otra operación para extraerlas.

La otra forma de braquirradioterapia que ofrece el Instituto se denomina Tasa de Dosis Alta (o HDR, por sus siglas en inglés), mediante la cual los especialistas emplean un catéter (un tubo flexible) o un aplicador para introducir una sola fuente radiactiva en el tumor. Después del tratamiento de HDR, los expertos retiran la fuente, conjuntamente con el catéter o el aplicador.

La braquirradioterapia es especialmente ideal para los cánceres de próstata o ginecológicos (como por ejemplo el cáncer de cuello uterino o de endometrio).

Además de las partículas o los catéteres, la radioterapia también puede administrarse mediante la inyección de un medicamento específico para el tumor. Este proceso se conoce como tratamiento con radionúclido.

Una de las formas de tratamiento con radionúclido se denomina radioembolización hepática, en la cual los especialistas del Instituto pueden tratar ciertos tipos de cáncer de hígado mediante la inyección de microesferas radiactivas (diminutas partículas huecas y redondas que se inyectan en los vasos sanguíneos que alimentan al tumor*) directamente en el tumor.

Otras formas de tratamiento radiactivo que se ofrecen en el Instituto son:

  • Xofigo: medicamento radiactivo inyectable que se emplea para el tratamiento de lechos tumorales dolorosos cuando la enfermedad se ha diseminado a los huesos en pacientes con cáncer de próstata metastásico.
  • Zevalin: medicamento radiactivo inyectable utilizado conjuntamente con Rituximab para el tratamiento de algunos pacientes con linfoma no hodgkiniano.
  • I-131: medicamento radiactivo utilizado en el tratamiento de ciertos cánceres tiroideos, conjuntamente con cirugía, así como también para tratar determinadas afecciones benignas (no cancerosas) de la glándula tiroidea.

Para determinar si la braquirradioterapia o el tratamiento con radionúclido podrían ser adecuados para usted, el equipo de expertos de Miami Cancer Institute explorará cuál de las formas de tratamiento sería ideal, en función de sus necesidades individuales.

Tratamientos de avanzada en un solo lugar

Tratamientos de avanzada en un solo lugar

Miami Cancer Institute ofrece uno de los programas de oncología radioterápica más completos y avanzados del mundo, incluyendo el primer centro de terapia de protones en el sur de Florida. Somos el único centro oncológico en el mundo que ofrece todas las formas de radioterapia más modernas en un mismo lugar para así poder elegir el tratamiento más indicado para usted.

¿Tiene preguntas? Estamos aquí para ayudarlo.

Si le han diagnosticado cáncer, desea conocer información acerca de este u otros programas de oncología radioterápica, o para que lo remitamos a nuestro programa, comuníquese con nosotros.